Nuevas recetas

La ciudad de Nueva York apela la decisión sobre la prohibición de los refrescos

La ciudad de Nueva York apela la decisión sobre la prohibición de los refrescos


La ciudad volvió a los tribunales para intentar restablecer la fallida prohibición de las gaseosas.

La saga sobre la prohibición de las gaseosas continúa: la administración del alcalde Bloomberg regresó ayer a la corte para apelar la decisión hecho hace tres meses para revocar la prohibición de los refrescos En nueva york.

Informes de Reuters que los abogados de la administración expusieron sus argumentos ante la División de Apelaciones de la Corte Suprema del estado, pero que podrían pasar muchos meses más antes de que la corte tome una decisión final sobre la prohibición. Fay Ng, el abogado de la ciudad que lidera la apelación, dijo a Reuters en un correo electrónico: "La junta de salud tomó medidas razonables y completamente apropiadas para combatir la creciente epidemia de obesidad en la ciudad".

Un problema que podría surgir en el fallo: el mandato del alcalde Bloomberg llega a su fin a fin de año. Si no se toma una decisión sobre la prohibición de las gaseosas antes de esa fecha, no está claro si el sucesor de Bloomberg, el próximo alcalde de la ciudad de Nueva York, continuará la lucha contra las bebidas azucaradas. Aún así, los grupos de presión de las bebidas gaseosas, incluida la Asociación Estadounidense de Bebidas, respondieron a la apelación y dijeron que creen que el último fallo seguirá en pie.


La Corte de Apelaciones anula la prohibición de bebidas azucaradas de gran tamaño

NUEVA YORK (CBSNewYork) & # 8212 Parece que las bebidas azucaradas de gran tamaño en la ciudad de Nueva York se quedan en el menú.

En una opinión unánime, un tribunal de apelaciones confirmó el martes la decisión de un tribunal inferior y dijo que el plan de la Junta de Salud de poner un límite de 16 onzas a las bebidas azucaradas era una extralimitación ilegal del poder ejecutivo.

El panel de cuatro jueces de la División de Apelaciones de la Corte Suprema del estado dijo que la Junta de Salud estaba actuando demasiado como un cuerpo legislativo cuando creó la prohibición y dijo que no creía que las bebidas azucaradas fueran inherentemente dañinas.

El alcalde Michael Bloomberg se pronunció en contra del fallo de la corte y el # 8217 durante un evento de inauguración en Midtown el martes por la tarde.

& # 8220Sí, es decepcionante. Hay muchísima gente que muere por los efectos del sobrepeso. Es el problema más grande y más rápido de este país. "Es un problema particularmente entre la gente pobre", dijo Bloomberg a WCBS 880 & # 8217s Marla Diamond.

Los jueces también dijeron que la junta parecía haber creado muchas de las nuevas reglas sobre consideraciones políticas o económicas, en lugar de preocupaciones de salud.

La juez Dianne Renwick escribió: & # 8220 Las restricciones selectivas promulgadas por la Junta de Salud revelan que los residentes de la ciudad de Nueva York no eran su única preocupación. Si fuera una prohibición de las gaseosas, se aplicaría a todas las empresas públicas y privadas de Nueva York. & # 8221

La Asociación Estadounidense de Bebidas estaba encantada con el fallo.

& # 8220Nos complace que la decisión del tribunal inferior & # 8217 fuera confirmada. Con este fallo detrás de nosotros, esperamos colaborar con los líderes de la ciudad en soluciones que tendrán un impacto significativo y duradero en la gente de la ciudad de Nueva York, & # 8221, dijo en un comunicado.

& # 8220Los tribunales estuvieron claramente de acuerdo con nuestra posición de que se trataba de una usurpación ilegal por parte de una agencia ejecutiva, & # 8221 Matt Greller de la Asociación Nacional de Propietarios de Teatros de Nueva York.

La prohibición de las bebidas azucaradas siempre ha sido difícil de vender para los neoyorquinos, que también parecieron complacidos el martes.

& # 8220Es & # 8217s América. No puede decirnos qué beber. Tomamos nuestras propias decisiones. Eso es lo mejor de este país, dijo Kenny Thomas del Bronx.

& # 8220Las personas deben tener la oportunidad de elegir lo que quieren hacer con sus cuerpos. Si quiero estar gordo, déjame estar gordo & # 8221, agregó Jemimah Davis de Riverside.

La decisión trajo una rápida respuesta del alcalde Bloomberg. En un comunicado, llamó al fallo & # 8220 un revés temporal & # 8221.

& # 8220 Planeamos apelar esta decisión mientras continuamos la lucha contra la epidemia de obesidad & # 8221, dijo.

El alcalde agregó que la obesidad y la diabetes tipo 2 están claramente relacionadas con el consumo de bebidas azucaradas y dijo que desde que se detuvo la prohibición en marzo, & # 8220 más de 2.000 neoyorquinos han muerto por los efectos de la diabetes & # 8221.

El departamento legal de la ciudad también prometió una apelación.

& # 8220Existe un amplio precedente para que la Junta de Salud adopte medidas significativas para proteger a los neoyorquinos & # 8217 la salud pública & # 8221, dijo el abogado Michael Cardozo en un comunicado.

El comisionado de Salud Thomas Farley no estuvo de acuerdo con el fallo de la corte y # 8217 que dice que la Junta de Salud tiene derecho a proteger a las personas contra las crisis de salud pública.

& # 8220La Junta de Salud tiene autoridad bajo los estatutos de la ciudad para abordar crisis de salud pública exactamente como esta & # 8221 Farley dijo a 1010 WINS. & # 8220 Ahora tenemos más de 5,000 personas por año que mueren por causas relacionadas con la diabetes y el mayor impulsor de eso es la obesidad y el mayor impulsor de la epidemia de obesidad son las bebidas azucaradas. & # 8221

& # 8220 Vale la pena señalar que los jueces & # 8217t no dictaminaron si esto era una buena idea o no, & # 8221 Farley le dijo a CBS 2 & # 8217s Dick Brennan. & # 8220 Decidieron si la Junta de Salud tenía la autoridad para aprobar esta regla. & # 8221

La prohibición promulgada por la Junta de Salud el año pasado se aplicó tanto a las bebidas embotelladas como a las bebidas de fuente que se venden en los restaurantes de la ciudad, cines, lugares deportivos y carritos callejeros.

No incluía supermercados o tiendas de conveniencia que no sirven comida preparada y no se aplica a los refrescos dietéticos, otras bebidas sin calorías o cualquier cosa que tenga al menos un 50 por ciento de leche o sustituto de la leche.

En su fallo contra la prohibición en marzo, el juez de la Corte Suprema de Manhattan, Milton Tingling, dijo que las restricciones eran tanto "caprichosas" como "arbitrarias" porque solo se aplicaban a algunas bebidas azucaradas y a ciertos lugares que las venden.

Además, Tingling dijo que la Junta de Salud invadió la autoridad del Ayuntamiento cuando se impuso la prohibición el año pasado.

Greg Anagnostopoulos, propietario de Lucky & rsquos Cafe en First Avenue y 34th Street, abandonó voluntariamente grandes botellas de refrescos en marzo y, a pesar del último fallo judicial, Anagnostopoulos dijo que todavía no servirá bebidas azucaradas de gran tamaño en su establecimiento.

"Estoy de acuerdo con estar saludable, no comer en exceso y recibir ayuda de personas que también se preocupan", dijo Anagnostopoulos.

Bloomberg ha argumentado que la prohibición estaba dentro de la jurisdicción de la Junta de Salud y rsquos y era necesaria para mejorar la salud de los neoyorquinos.

Los críticos han dicho que la regulación no marcará una diferencia significativa y dañaría injustamente a algunas empresas y evitaría a otras.


Panel de apelación vota por unanimidad contra la prohibición de refrescos de Bloomberg

El alcalde Michael Bloomberg ha continuado su personalidad pública como el Capitán Ahab de las grandes bebidas azucaradas. La División de Apelaciones de la Corte Suprema del estado emitió una segunda opinión de que la prohibición de Bloomberg sobre los refrescos grandes en la ciudad de Nueva York es inconstitucional. Sin embargo, Bloomberg se ha comprometido a seguir luchando con más apelaciones para defender una ley que no solo es paternalista sino absolutamente inconstitucional.


El tribunal llegó a la misma conclusión que la mayoría de los expertos de que & # 8220La Junta de Salud sobrepasó los límites de su autoridad legalmente delegada & # 8221 al prohibir que muchos restaurantes vendan refrescos no dietéticos y otras bebidas cargadas de azúcar en envases de más de 16 onzas. Sin embargo, Bloomberg calificó este segundo fallo en su contra como simplemente & # 8220 un revés temporal & # 8221. La decisión del panel de cuatro jueces fue unánime. Los jueces notaron una ley plagada de excepciones y opuesta a los sentimientos públicos:

De hecho, dado que una premisa básica de la prohibición es que los neoyorquinos consumen cantidades excesivas de bebidas azucaradas, la decisión de la Junta de regular solo estas bebidas requiere que cualquier problema de salud se sopese con las preferencias de los consumidores por dichas bebidas. En lugar de ofrecer información y dejar que el consumidor decida, la decisión de la Junta se basa efectivamente en el concepto de economía del comportamiento de que los consumidores se ven obligados a comportarse mejor cuando ciertas elecciones se hacen menos convenientes. Por ejemplo, la regulación encarece la decisión de beber refrescos, ya que cuesta más comprar dos bebidas de 16 onzas que comprar una de 32 onzas. Como resultado, la Junta necesariamente concluyó, como cuestión de umbral, que los problemas de salud superan el costo de infringir los derechos individuales de comprar un producto que la Junta nunca ha clasificado como intrínsecamente peligroso. Como lo confirma el intenso debate público sobre la prohibición, esta decisión de umbral para regular un alimento en particular es inherentemente una decisión política5. Tal decisión refleja necesariamente un equilibrio entre los problemas de salud, la elección de dieta de un consumidor individual y los intereses financieros de la empresa en proporcionar las bebidas azucaradas específicas. En este contexto, la & # 8220Soda Ban & # 8221 es especialmente adecuada para la determinación legislativa, ya que implica & # 8220 problemas sociales difíciles & # 8221 que deben ser resueltos & # 8220 tomando decisiones entre fines en competencia & # 8221 (Boreali, 71 NY2d en 13).

Como he dicho antes, estoy de acuerdo con los críticos en que este es el máximo ejemplo del "estado de niñera" donde el gobierno dicta las elecciones de estilo de vida adecuadas y los riesgos para los adultos. No tengo ningún problema con prohibir los refrescos en la escuela como lo han hecho muchos distritos. Sin embargo, Bloomberg ha decidido que los programas educativos y las advertencias no son suficientes porque los adultos no cumplen con las expectativas del gobierno. Se cita a Bloomberg diciendo: "Miro a través de este país, y la gente es obesa, y todo el mundo se retuerce las manos y nadie está dispuesto a hacer algo al respecto". Por lo tanto, la solución es eliminar las opciones y dictar la dieta del Dr. Bloomberg para todos los ciudadanos.
La prohibición de las gaseosas se introducirá el 12 de junio en una reunión de la Junta de Salud de la ciudad de Nueva York. Se espera que pase.

Sin embargo, Bloomberg insiste en que cuando le dicen que no puede tomar ese refresco, “nadie le está quitando ninguno de sus derechos. De esta manera, solo le estamos diciendo 'Eso es mucha soda' ". ¿En serio? Suena mucho como "no puedes tener ese refresco".

Honestamente, si la prohibición no funcionó para el alcohol, es probable que tenga aún menos éxito para los refrescos. Lo que no está claro es por qué Bloomberg tampoco prohíbe las papas fritas, los aros de cebolla y otros alimentos poco saludables que se consumen en cantidades excesivas. ¿Qué tal si se solicita una prueba de que una pizza rellena grande tiene no menos de cuatro personas dispuestas a firmar? Creo que la gente tiene derecho a un estilo de vida poco saludable. Esto no es como el humo de segunda mano que daña a otros. Puede estar cerca de alguien con un refresco grande y mantenerse perfectamente sano.

El dictamen deja abierta la posibilidad de que la legislatura imponga tales limitaciones, lo que desencadenaría otro desafío constitucional pero evitaría cuestiones de separación de poderes.


Tercera vez & # 8217s ¿El encanto? El Tribunal de Apelaciones ratifica la anulación de la prohibición de los refrescos en Nueva York, y Bloomberg vuelve a apelar

Los neoyorquinos, prepárense para beber cantidades masivas de refrescos nuevamente, porque una corte de apelaciones de Nueva York acaba de revocar al alcalde Michael Bloomberg& # 8216s prohíbe los refrescos de más de 16 onzas. El tribunal de apelaciones confirmó la decisión de un tribunal inferior en marzo de que la ley propuesta sería & # 8220 arbitraria y caprichosa & # 8221. Bloomberg apeló esa decisión y, en un comunicado emitido hoy, dijo que también apelará esta.

Según Reuters, el tribunal dictaminó que la ley violaba & # 8220el principio estatal de separación de poderes & # 8221 y fue más allá del alcance de simplemente alentar a los neoyorquinos a tomar decisiones más saludables.

En particular, el tribunal se centró en las lagunas jurídicas de la ley, que eximían a las empresas que no estaban bajo los auspicios del departamento de salud de la ciudad y dejaron ciertas bebidas, como bebidas a base de leche, no afectadas.

& # 8220Las excepciones no & # 8230 reflejaban el cargo de la agencia & # 8217 para proteger la salud pública, sino que reflejaban las propias decisiones de política de la agencia con respecto a equilibrar la importancia relativa de proteger la salud pública con garantizar la viabilidad económica de ciertas industrias, & # 8221 La juez Dianne Renwick escribió para la corte.

Bloomberg, naturalmente, no estaba contento con la decisión y planea apelarla una vez más.

& # 8220Dado que se impidió que el límite revolucionario de la ciudad de Nueva York en el tamaño de las porciones de bebidas azucaradas entrara en vigencia el 12 de marzo, más de 2,000 neoyorquinos han muerto a causa de los efectos de la diabetes. También durante ese tiempo, la Asociación Médica Estadounidense determinó que la obesidad es una enfermedad y el New England Journal of Medicine publicó un estudio que muestra los impactos mortales e irreversibles en la salud de la obesidad y la diabetes tipo 2, los cuales están desproporcionadamente relacionados con las bebidas azucaradas. consumo. La decisión de hoy es un revés temporal y planeamos apelar esta decisión mientras continuamos la lucha contra la epidemia de obesidad. & # 8221

Si los tribunales siguen rechazando la prohibición y Bloomberg sigue combatiéndola, ¿podríamos ver el futuro de las prohibiciones de refrescos decididas ante la Corte Suprema?


¿La prohibición de los refrescos o la regla del límite de las porciones? Litigio sobre el tamaño de los envases de bebidas azucaradas como ejercicio de encuadre Entre las acciones más controvertidas tomadas por un municipio en los últimos años se encuentra el intento de la ciudad de Nueva York de restringir que los restaurantes, cines y otros establecimientos de servicio de alimentos sirvan bebidas azucaradas en tamaños mayores a dieciséis onzas. La Ciudad adoptó la regla para abordar las crecientes tasas de obesidad. La medida recibió una amplia cobertura de noticias, generó duelos editoriales de periódicos y hasta ahora ha sido bloqueada por litigios. Se ha hecho referencia a la regla en cuestión como la "Prohibición de los refrescos". De hecho, no prohíbe los refrescos. Regula solo el tamaño del recipiente en el que se pueden servir refrescos u otras bebidas azucaradas. La “Regla de límite de porciones”, como la ha etiquetado la Ciudad, fue adoptada por la Junta de Salud de la Ciudad de Nueva York (Junta de Salud) en septiembre de 2012 y estaba programada para entrar en vigencia en marzo de 2013. Sin embargo, antes de que eso ocurriera, la regla fue impugnada en los tribunales. En 2013, la Corte Suprema del Condado de Nueva York, como se conoce a los tribunales de primera instancia en el estado de Nueva York, sostuvo que la regla no era válida. Posteriormente, el Primer Departamento de la División de Apelaciones ratificó la decisión. Básicamente, ambos tribunales sostuvieron que la Junta de Salud no tenía la autoridad para adoptar la regla y, por lo tanto, violó la doctrina de la separación de poderes al hacerlo. La ciudad de Nueva York apeló el fallo de la división de apelaciones y el miércoles 4 de junio, el Tribunal de Apelaciones de Nueva York, el tribunal más alto del estado, escuchará los argumentos orales del caso. Esta columna analiza el litigio sobre los esfuerzos de la Ciudad para restringir el tamaño de los envases de bebidas azucaradas. Proporciona una breve historia de la regla y luego analiza la disputa entre las partes sobre cómo enmarcar la regla. Quienes se oponen a la regla, incluidas las partes que presentaron una demanda para bloquear la regla, caracterizan la medida como una incursión injustificada y sin precedentes de la elección del consumidor y la libertad personal. Condenan la "prohibición de los refrescos". Por otro lado, los defensores de la “Regla de límite de porciones”, incluida la Ciudad, ven la regla como una medida modesta destinada a abordar la obesidad, un problema importante de salud pública. Como se analiza a continuación, estas etiquetas en competencia eran solo una parte de la disputa entre las partes sobre cómo enmarcar la regla. Usaré un término más neutral: la "regla del envase de refresco". Promulgación de la regla La regla del envase de refresco fue desarrollada por dos agencias de la Ciudad: la Junta de Salud y el Departamento de Salud e Higiene Mental de la Ciudad de Nueva York (DOHMH). Esencialmente, estas dos agencias son responsables, como resumió el Primer Departamento, de "regular y supervisar todos los asuntos que afectan la salud en la ciudad, incluidas las condiciones peligrosas para la vida y la salud" al "regular el suministro de alimentos y medicamentos de la Ciudad y hacer cumplir las disposiciones de el Código de Salud de la Ciudad de Nueva York ". El 30 de mayo de 2012, el entonces alcalde Michael Bloomberg anunció la regla de los envases de refrescos, que habría requerido que los establecimientos de servicio de alimentos tuvieran un límite de dieciséis onzas del tamaño de los vasos y envases utilizados para servir bebidas azucaradas. Hubo excepciones incluidas en la regla, por ejemplo, una bebida con más del 70 por ciento de jugo de fruta estaba exenta de la regulación. El propósito de la regla era abordar las crecientes tasas de obesidad en la ciudad. Un día después, según el Primer Departamento, "14 miembros del Concejo de la Ciudad de Nueva York escribieron al alcalde oponiéndose a la [regla propuesta del envase de refrescos] e insistiendo en que, como mínimo, debería presentarse ante el Concejo para una votación . " Sin embargo, la regla propuesta nunca se sometió a votación en el Concejo Municipal. En cambio, el DOHMH presentó la enmienda propuesta a la Junta de Salud en junio de 2012 y en julio de 2012 se llevó a cabo una audiencia pública sobre la regla del envase de refrescos. Literalmente miles de personas comentaron sobre la regla. El DOHMH no hizo cambios a la propuesta inicial presentada al público. En cambio, como resumió el Primer Departamento, proporcionó a la Junta de Salud un memorando que resumía y respondía a los comentarios escritos. En el memorando, el DOHMH declaró que "la evidencia científica que respalda las asociaciones entre las bebidas azucaradas, la obesidad y otras consecuencias negativas para la salud es convincente" y que la regla propuesta tendría un "impacto material" en el consumo de bebidas azucaradas porque "los patrones de el comportamiento indica que los consumidores gravitan hacia la opción predeterminada ". En septiembre de 2012, la Junta de Salud votó a favor de adoptar la regla, y se programó que la regla entrara en vigencia en marzo de 2013. Litigio en los Tribunales de Primera Instancia Antes de que la regla entrara en vigencia, varios grupos, incluidas varias asociaciones comerciales, la impugnaron en una demanda presentada en la Corte Suprema del condado de Nueva York. Los peticionarios alegaron que la adopción por parte de la Junta de la regla de límite de porciones usurpó el papel del Ayuntamiento e impuso la política social por mandato ejecutivo. El tribunal de primera instancia estuvo de acuerdo y declaró inválida la regulación, principalmente sobre la base de que la Junta de Salud se excedió en su autoridad y violó la doctrina de separación de poderes establecida por la Corte de Apelaciones de Nueva York en Boreali contra Axelrod. También encontró que la regla era arbitraria y caprichosa. La ciudad de Nueva York apeló esta decisión ante el Primer Departamento. La cuestión principal en la apelación fue si la Junta de Salud excedió los límites de su autoridad como agencia administrativa cuando promulgó la regla de los envases de refrescos. El Primer Departamento sostuvo que sí y, por lo tanto, confirmó la decisión del tribunal de primera instancia. El tribunal señaló que el punto de partida para analizar si la regla viola la doctrina de la separación de poderes es la decisión de la Corte de Apelaciones del Estado de Nueva York en Boreali. Boreali dependía y articulaba un tipo de doctrina de delegación. Una agencia administrativa estatal es una criatura de la legislatura y no puede, declaró el Primer Departamento, "participar en determinaciones de políticas de base amplia" sin la autorización de la legislatura. Es cierto que, como declaró el Tribunal de Apelaciones en Boreali, la línea entre la reglamentación de la agencia permisible y la formulación de políticas legislativas no permitidas es "difícil de demarcar". En Boreali, el tribunal se basó en cuatro factores para determinar si una agencia actuó más allá de los límites de su autoridad delegada y participó en la formulación de políticas legislativas inadmisibles: (1) Si la agencia estableció excepciones basadas "únicamente" (e inadmisiblemente) en consideraciones económicas y sociales ( 2) si la agencia creó “su propio conjunto integral de reglas sin el beneficio de la orientación legislativa []” (3) si la legislatura había intentado, y no había logrado, promulgar como ley el reglamento promulgado por la agencia y (4) si la agencia tenía experiencia especial en el área que buscaba regular. Al tomar esta determinación, los tribunales se involucran en algo parecido a un juicio gestáltico. No solo la aplicación de la Boreali factores discrecionales, pero algunos no requieren más que un ejercicio de clasificación o juicio. Hasta ahora, los peticionarios han tenido más éxito que la Ciudad en persuadir a los tribunales de que su punto de vista sobre la regla del envase de refrescos — y sobre los principios de separación de poderes que rigen — es correcto. El Primer Departamento señaló que a la Junta de Salud, como a cualquier agencia administrativa, se le ha delegado una amplia gama de poderes de reglamentación que son esencialmente de naturaleza legislativa, pero que, sin embargo, no tienen poder legislativo inherente. Luego, el tribunal pasó a aplicar los factores enunciados en Boreali a la regla del envase de refresco. Descubrió que los cuatro Boreali Los factores indicaban que la Junta había usurpado funciones legislativas legítimas. Habiendo invalidado la regla del envase de refrescos por motivos de separación de poderes, el tribunal no revisó la determinación del tribunal de primera instancia de que el reglamento era arbitrario y caprichoso. Enmarcando la disputa ante el Tribunal de Apelaciones El litigio sobre la regla del envase de refrescos ha involucrado una serie de disputas sobre cómo enmarcar la controversia. Como cuestión inicial, como se señaló anteriormente, los peticionarios se refirieron a la norma en su escrito ante la Corte de Apelaciones como “la Prohibición”, término que sugiere un edicto autoritario que priva a los consumidores de ciertas bebidas. Este término enmarca la disputa como un concurso de suma cero en el que la Junta de Salud niega innegablemente a los consumidores la oportunidad de comprar refrescos. La Ciudad, por el contrario, defiende lo que llama “la regla del límite de las porciones”, una frase que pretende ser neutral y científica e indica un esfuerzo por revestir la regla con el atuendo de experiencia científica. Al determinar si la Junta se ha involucrado en la tarea más amplia e inadmisible de la formulación de políticas legislativas o en el acto más limitado y autorizado de la reglamentación de la agencia, seguramente marca una diferencia en la forma en que se define y describe la regla de la Junta. La prohibición de los refrescos sugiere lo primero, mientras que la regla de límite de porciones connota lo segundo. En sus escritos ante la Corte de Apelaciones, las partes también se involucraron en una disputa marco sobre la medida en que el caso involucraba una cuestión abstracta de derecho o una cuestión práctica de formulación de políticas. Los peticionarios adoptaron un enfoque formalista, insistiendo en que no debe haber discusión de ciencia o política a menos que la Junta de Salud, como cuestión de umbral, posea la autoridad para adoptar la regla del envase de refrescos. La declaración preliminar del escrito de los peticionarios comienza: “Este caso nunca ha sido sobre obesidad o refrescos. Se trata de si el alcalde y su Junta de Salud no electa pueden usurpar la autoridad del Ayuntamiento y decidir por sí mismos cuál será la ley ”. O la Junta de Salud tenía la autoridad legal para promulgar la regla del envase de refrescos o, como instan los peticionarios, no la tenía. La Ciudad, por el contrario, buscó persuadir a la corte de que la obesidad es una crisis que exige acción gubernamental. En su escrito ante el Tribunal de Apelaciones, el primer argumento sustantivo de la Ciudad, uno que ocupa casi la mitad de su declaración preliminar, consiste en exponer el razonamiento y el apoyo científico para la regla del envase de refresco. Según la Ciudad, “los índices de obesidad y diabetes están aumentando a un ritmo alarmante en todo el país y en la Ciudad de Nueva York. Ante este problema, la Junta adoptó la Regla de límite de porciones, que es una intervención limitada basada en la ciencia diseñada para ayudar a los consumidores a tomar decisiones más saludables ". La disputa crítica sobre la autoridad de la Junta de Salud La última disputa sobre el encuadre ha sido, hasta ahora, la más trascendente. Y esa disputa es sobre la autoridad investida en la Junta de Salud. ¿La Junta está afirmando erróneamente, como insisten los peticionarios, que es “única entre todas las agencias estatales y municipales” y, por lo tanto, “no está sujeta a limitaciones constitucionales impuestas por la separación de poderes”? ¿O tiene razón la Ciudad al afirmar que la "autoridad de la Junta para emitir reglas y estándares sustantivos en salud pública" se extiende a medidas como la regla del envase de refrescos y, por lo tanto, que la promulgación de la regla era legal? El Primer Departamento reconoció que la Carta de la Ciudad de Nueva York "otorga explícitamente" a la Junta de Salud "el poder de supervisar y regular la seguridad del suministro de agua y alimentos" para abordar "asuntos inherentemente dañinos", pero encontró que la mera "soda consumo ”no constituía tal“ peligro para la salud ”. Más bien, declaró el tribunal, "el peligro surge del consumo de gaseosas azucaradas en 'cantidad excesiva'". Por lo tanto, el Primer Departamento, razonó, la "acción de la Junta para reducir su consumo no fue el tipo de" reglamentación intersticial "permitida por Boreali. Esta discusión concuerda con la forma en que los peticionarios han enmarcado la disputa. Sin embargo, si se acepta que la obesidad es una crisis que resulta, en gran parte, del consumo de refrescos azucarados en cantidades excesivas, es decir, si se determina que el consumo excesivo de refrescos es un "peligro para la salud", y se acepta que la regla del envase de refresco no prohíbe el consumo de refresco, sino que solo regula cómo se puede vender a los consumidores, entonces la regla del envase de refresco no es el tipo de reglamentación intersticial permitido bajo Boreali? El argumento oral ante el Tribunal de Apelaciones debe proporcionar una idea de cómo el tribunal superior de Nueva York está enmarcando la disputa y si afirmará el Primer Departamento e invalidará la regla o revertirá y, por lo tanto, mantendrá la regla. Rodger D. Citron es profesor de derecho en Touro Law Center. Su esposa, Andrea Cohen, fue Directora de Servicios de Salud en la Oficina del Vicealcalde de Salud y Servicios Humanos de la Ciudad de Nueva York y estuvo involucrada en los esfuerzos de la Ciudad para defender la regla del límite de porción. Esta columna se basa en un artículo que el profesor Citron coescribió con Paige Bartholomew, una estudiante de derecho de Touro, para El Abogado Municipal, una publicación del Colegio de Abogados del Estado de Nueva York. Rodger Citron es el Decano Asociado de Investigación y Becas y profesor de derecho en Touro College, Jacob D. Fuchsberg Law Center. Antes de convertirse en profesor de derecho, fue abogado litigante en el Departamento de Justicia y abogado asesor en la Oficina del Asesor Jurídico de la Comisión Federal de Comunicaciones.

Una respuesta a & # 8220¿La prohibición de los refrescos o la regla del límite de las porciones? Litigio sobre el tamaño de los envases de bebidas azucaradas como ejercicio de encuadre & # 8221

Mi problema con la regla es doble. Primero, la & # 8220rule & # 8221 no se emplea de manera uniforme, algunos proveedores serán exceptuados, lo que significa que algunos proveedores podrán vender a sus clientes lo que piden, mientras que otros tendrán que negárselo. Tal discriminación puede ser legal, pero debe provenir de un poder legislativo. Además, como dejó en claro el proceso de audiencia, las juntas y otros órganos son prácticamente inmunes a la opinión del público. La Junta celebró audiencias muy concurridas y debatidas, y luego no hizo ni un solo cambio en el reglamento propuesto, & # 8220nos & # 8217t care because we don't & # 8217t have too & # 8221 bien podría ser su lema. Creo que los tribunales están aplicando correctamente el estándar subjetivo, los cambios de política amplios y radicales pertenecen al poder legislativo, donde todos los interesados ​​en el tema pueden ser escuchados, por personas motivadas para escuchar.


¡Los refrescos azucarados grandes vuelven a ganar! El Tribunal de Apelaciones de Nueva York dictamina que la ciudad no tenía derecho a restringir el tamaño de los refrescos

ALBANY - Grandes refrescos azucarados han obtenido una gran victoria en la corte más alta de Nueva York.

El Tribunal de Apelaciones confirmó el jueves las sentencias del tribunal inferior de que la Junta de Salud de la ciudad excedió su autoridad en 2012 al promulgar la prohibición del exalcalde Michael Bloomberg sobre las bebidas azucaradas de gran tamaño.

"Al elegir entre objetivos políticos en competencia, sin ninguna delegación ni orientación legislativa, la Junta participó en la elaboración de leyes y, por lo tanto, infringió la jurisdicción legislativa del Concejo Municipal de Nueva York", escribió el juez Eugene F. Pigott para la mayoría en 4. 2 decisión.

Es probable que el fallo dé el golpe legal final a la controvertida política promulgada por la administración Bloomberg para prohibir las bebidas azucaradas grandes de más de 16 onzas.

El alcalde de Blasio, quien estuvo de acuerdo en que las bebidas deberían restringirse, continuó apelando incluso después de que Bloomberg dejó el cargo, argumentando que la política era necesaria para combatir el creciente problema de la obesidad.

"Estamos extremadamente decepcionados por la decisión judicial de hoy que impide que la ciudad implemente una política de límite de porción de bebidas azucaradas", dijo de Blasio. "La ciudad está revisando activamente todas sus opciones para proteger la salud y el bienestar de nuestras comunidades".

La comisionada de Salud Mary Bassett prometió continuar la lucha de la administración anterior contra las bebidas azucaradas y otros dulces que impulsan la obesidad.

El fallo de hoy no cambia el hecho de que el consumo de bebidas azucaradas es un impulsor clave de la epidemia de obesidad, y continuaremos buscando formas de detener las epidemias gemelas de obesidad y diabetes tipo 2 buscando limitar los efectos perniciosos de las agresiones y los depredadores. comercialización de bebidas azucaradas y alimentos no saludables ", dijo Bassett en un comunicado.

En argumentos ante el tribunal a principios de este mes, el abogado de la ciudad, Richard Dearing, argumentó que la regulación de 2012 era un esfuerzo razonable y basado en la ciencia para combatir la obesidad.

Los críticos, incluida la Asociación Estadounidense de Bebidas, habían argumentado que solo el Concejo Municipal o la Legislatura estatal podían promulgar una regulación tan amplia.


La gran prohibición de los refrescos en NYC y # 8217 aplastada por la corte de apelaciones

Gracias por visitar Consumerist.com. A partir de octubre de 2017, Consumerist ya no produce contenido nuevo, pero siéntase libre de navegar por nuestros archivos. Aquí puede encontrar artículos de 12 años sobre todo, desde cómo evitar estafas poco fiables hasta cómo escribir una carta de queja eficaz. Vea algunos de nuestros grandes éxitos a continuación, explore las categorías enumeradas en el lado izquierdo de la página o diríjase a CR.org para ver calificaciones, reseñas y noticias para el consumidor.

La Corte de Apelaciones aplasta la prohibición de las bebidas gaseosas en Nueva York y la n. ° 8217

La prohibición habría prohibido la venta de refrescos con calorías completas (y otras bebidas azucaradas, pero no todas) de más de 16 oz. en restaurantes, charcuterías y otros negocios regulados por la Junta de Salud de la ciudad.

La noción detrás de la prohibición es que el consumo de refrescos es uno de los principales contribuyentes a la obesidad y, al limitar los tamaños disponibles para los consumidores del área, en última instancia, obtendría un beneficio para la salud pública. Los opositores a la regulación lo calificaron de exagerado e inconsistente, ya que permite la venta de bebidas de jugo de frutas, que pueden contener tanto, si no más, azúcar que algunos refrescos prohibidos.

“Se aplica a algunos pero no a todos los establecimientos de comida de la ciudad”, escribió el juez en ese momento. "Excluye otras bebidas que tienen concentraciones significativamente más altas de edulcorantes de azúcar y / o calorías".

La ciudad apeló la decisión y en junio presentó su caso ante un panel de la División de Apelaciones de la Corte Suprema del Estado de Nueva York, Primer Departamento. En esa audiencia, el panel de apelaciones planteó muchas de las mismas preocupaciones planteadas por el tribunal inferior.

“¿Por qué los límites en algunas [bebidas] y no en otras?”, Preguntó la jueza Diane Renwick al abogado que representa a la administración Bloomberg en la audiencia de junio.

"¿Qué tal jugo de granada y jugo de arándanos?" preguntó la jueza Rosalyn Richter. "¿Qué pasa con las bebidas energéticas con infusión de azúcar?"

Por eso, hoy fue una pequeña sorpresa cuando el panel de apelaciones confirmó por unanimidad el fallo del tribunal inferior.

“The Board of Health overstepped the boundaries of its lawfully delegated authority when it promulgated the portion cap rule to curtail the consumption of soda drinks,” writes Justice Renwick in the appeals court ruling. “It therefore violated the state principle of separation of powers.”

And of course, because New York City has nothing more to worry about, it plans on appealing the case to the New York State Court of Appeals in Albany.

¿Quieres más noticias para el consumidor? Visite nuestra organización matriz, Informes de los consumidores, para conocer lo último sobre estafas, retiradas del mercado y otros problemas de los consumidores.


Appeals court: NYC's big-soda ban unconstitutional

NEW YORK (AP) — New York City's crackdown on big, sugary sodas is staying on ice.

A mid-level state appeals court ruled Tuesday that the city's Board of Health exceeded its legal authority when it voted last year to put a 16-ounce size limit on high-calorie soft drinks served in restaurants, theaters, stadiums, sidewalk food carts and many other places.

In a unanimous opinion, a four-judge panel of the state Supreme Court Appellate Division said that while the board has the power to ban "inherently harmful" foodstuffs from being served to the public, sweetened beverages don't fall into that category. Soda consumption is not necessarily harmful when done in moderation, the court wrote, and therefore "cannot be classified as a health hazard per se."

The panel didn't address whether the size limit would have infringed on personal liberties, but said that in adopting it, the health board improperly assumed broad lawmaking powers given only to legislative bodies, like the City Council.

Mayor Michael Bloomberg, the driving force behind the regulation, promised a quick appeal.

"Today's decision is a temporary setback, and we plan to appeal this decision as we continue the fight against the obesity epidemic," he said in a statement.

The American Beverage Association, which had been among the groups challenging the rule, applauded the ruling, which was the second to find that the Board of Health had overstepped its authority. A similar lower court ruling in March kept the regulation from taking effect.

"With this ruling behind us, we look forward to collaborating with city leaders on solutions that will have a meaningful and lasting impact on the people of New York City," said Beverage Association spokesman Christopher Gindlesperger.

New York's effort to cap soda portions has drawn praise from health experts lauding it as a groundbreaking step in America's war on extra weight and ridicule from late-night TV hosts ribbing the mayor as a nutrition nanny.

The drinks limit follows other Bloomberg efforts to nudge New Yorkers into better diets. His administration has forced chain restaurants to post calorie counts on menus, barred artificial trans fats from restaurant fare and challenged food manufacturers to use less salt.

Bloomberg and city Health Commissioner Thomas Farley saw soft drinks as a sensible next front in a necessary fight: reining in an obesity rate that rose from 18 to 24 percent of adults in the city within a decade. Studies have tied heavy consumption of sugary drinks to weight gain. A 20-ounce Coke packs more calories than a McDonald's hamburger. Diabetes, linked to excessive sugar intake, is now among the leading causes of death in New York.

Bloomberg leaves office at the end of the year, and it is unclear whether his successor will continue the legal fight. Only one candidate, Public Advocate Bill de Blasio, supports the ban. City Council President Christine Quinn, another candidate, has said she believes the city has the right to impose the ban, but wouldn't have done it herself. All the other leading candidates oppose it.

Many city residents view the drink limits as well-intentioned but too big of a reach into private conduct.

"Obesity is a big problem in our society, and that's where all the impetus for this comes from," said Francesca Delavega, 26, who moved to the city three years ago from Minnesota. "But I think people in New York also like being able to do whatever they want. And that's kind of one of the things we're known for."

Writing for the appeals panel, Justice Dianne T. Renwick did leave a slight crack in the door for some type of restriction on beverage sizes.

Nothing in the decision, she wrote, is intended to "express an opinion on the wisdom of the soda consumption restrictions, provided that they are enacted by the government body with the authority to do so."

Associated Press Writer Jonathan Lemire contributed to this report.

Bruins coach gives candid reaction to Dmitry Orlov hit on Kevan Miller

Bruins head coach Bruce Cassidy wasn't pleased with Dmitry Orlov's hit that knocked Boston defenseman Kevan Miller out of Friday night's Game 4 against the Washington Capitals.

Proud parents Michael Douglas, Catherine Zeta-Jones celebrate daughter's graduation

"We love you so much and we are so excited for your future as the best is yet to come!" Douglas wrote.

AnuncioColoque una bolsa en el espejo de su automóvil cuando viaje

Trucos de limpieza de coches brillantes que los distribuidores locales desearían que no supieras

Ex-Bush Aide Gives Chilling Reality Check About Continued GOP Capitulation To Trump

Peter Wehner pointed out where "things really get dangerous" with Republican repetition of the ex-president's election lies.

New Stimulus Checks Could Start Hitting Your Account Automatically

Lawmakers continue to urge the White House to approve a fourth stimulus check for Americans who are struggling financially, with some proposing that future relief be tied to economic conditions.

Princess Beatrice Shows Off Baby Bump in First Sighting Since Pregnancy Announcement

Princess Beatrice and her husband Edoardo Mapelli Mozzi announced that they are expecting their first child earlier this week.

Padma Lakshmi, 50, defends posting lingerie photos: 'I’m proud of looking cute'

The "Top Chef" explains criticism over her sexy Instagram page.

Khloé Kardashian's Good American Swimwear Helped Her Feel ɼomfortable' Rocking Bikinis

Khloé Kardashian's Good American label is launching new swimwear styles, made from an innovative, size-adjusting material that shifts with normal weight fluctuation

Y.E. Yang, the man who conquered Tiger Woods, is disqualified from the PGA Championship

A scorecard error led to Y.E. Yang's disqualification from the 103rd PGA Championship.

Trout’s Tab Just the Tip of MLB’s $187 Million in Injury Losses

As Mike Trout motored into third base during the first inning on Monday night at Angel Stadium, he knew he was in big trouble. “When I put my head down I thought I got hit by the ball, I thought I got hit by a line drive,” he recalled. “Then I got to the bag, […]

The Real Reason 'Last Man Standing' Got Canceled

Well, this will certainly surprise fans .

Pennsylvania Man Allegedly Gunned Down Couple With AR-15 After Motorcycle Ride

A Pennsylvania man is accused of shooting a couple with an AR-15 assault rifle after they returned from a motorcycle ride this week. Victor Staban, 53, was arrested after he admitted to lying in wait outside a couple’s residence and opening fire after the pair returned home, in what CBS Pittsburgh reported investigators suspect is a revenge killing. Steban was arrested following an extensive manhunt. Mara Casale, 27, and Jacob Erdeljac, 40, were found shot to death in Penn Township on Monday around 8 a.m., police said. Law enforcement responded to a Westmoreland County home after reports were made of a significant amount of blood in the driveway. Following his capture, Steban confessed that he initially opened fire on Casale, according to WPXI, then wounding her as she attempted to escape. At that point, Steban allegedly shot her two more times. She sustained at least one gunshot to the head, authorities said. Police said Steban told detectives he then turned his assault rifle on Erdeljac, who was reportedly still on his motorcycle at the time of the shooting. Erdeljac, who fell off the bike, was also shot in the head. His body was lying near the motorcycle when police found him. Steban confessed to having a prior dispute with Erdeljac, according to law enforcement. “He basically admitted that he was lying in wait when Maura and Jacob returned home on Sunday evening after being on a motorcycle ride that afternoon,” Westmoreland County District Attorney John Peck said. “He immediately attacked them as they came onto the property.” Authorities discovered someone had forcibly entered the couple’s home through the back door. Steban, is accused of opening fire on a trio of other residences and is also suspected in a Westmoreland County car bombing. He allegedly fired at least nine rounds at a home in Sewickley Township using an AK-47 and an AR-15 rifle. He is accused of firing another dozen shots at a separate home in the same town. The third home he allegedly shot at was located in Hempfield Township. That residence, police said, belonged to Dennis “Rooter” Katona, the suspected leader of the Pagan Motorcycle gang, according to CBS Pittsburgh. Steban unloaded two clips on Katona’s home, they said. Authorities said that he went to the home with the intent to kill Katona. Victor Steban Photo: Westmoreland Prison Police said he also concocted homemade napalm, which he’d planned to hurl at one of the homes. Steban allegedly knew people at all the homes he targeted. No one was injured in that string of attacks. Steban allegedly later set his own house ablaze to incinerate any evidence related to his crime spree, a criminal complaint stated. Authorities also seized weapons he wasn’t legally able to possess, WXPI reported. A $5,000 reward was previously offered for information leading to the North Huntingdon’s man’s capture. He has been charged with two counts of homicide, robbery, burglary, robbery, as well as additional charges in the couple’s murder. Steban was scheduled to appear in court on Thursday related to the arson charge in North Huntingdon.

Trump plans to restore his 𧯪utiful' Boeing 757 with Rolls-Royce engines and new paint job for future rallies

Trump said in a statement that the plane, which has been sitting broken and unused in New York, will be ready by the end of the year.

Travis Barker Calls Kourtney Kardashian the 'Love of My Life' After Family Disneyland Trip

The couple previously made things Instagram official over Valentine's Day weekend


Despite Legal Blow, New York To Keep Up Sugary Drink Fight

On Tuesday, a state appeals court called New York City's ban on supersized soda unconstitutional.

Allison Joyce/Getty Images News

A state appeals court on Tuesday rejected New York City Mayor Michael Bloomberg's attempt to limit the size of sugary beverages sold in his city. But in a statement, Bloomberg and the city's top lawyer, Michael Cardozo, called the decision a "temporary setback" and vowed to appeal.

"The Board of Health overstepped the boundaries of its lawfully delegated authority when it promulgated the portion cap rule to curtail the consumption of soda drinks," Justice Dianne T. Renwick wrote in the appeals court ruling. "It therefore violated the state principle of separation of powers."

The decision was a blow for the city's Board of Health, which had met significant opposition from the food and beverage industry for its move to change unhealthful food habits through portion-size regulation.

A lower court judge overturned the ban in March on the grounds that Bloomberg's regulations of the sale of the drinks at restaurants, movie theaters and other food service establishments were "arbitrary and capricious." City officials immediately appealed.

In May 2012, Bloomberg introduced the limits, which would have required food service establishments to cap sugary beverages at 16 ounces. Though the industry called the regulations flawed, some researchers who study the effect of sugar and sugary beverages on health say the government must intervene if sugar consumption is to be cut in the U.S.

More than half of adults in New York City are obese or overweight, Dr. Thomas Farley, the city's health commissioner, has said. He blames sweetened drinks for rising obesity rates. Harvard's Walter Willett concurs. As he told The Salt in January, "It's impossible to eat 17 teaspoons of sugar, but it's very easy to drink at 20-ounce soda with 17 teaspoons of sugar."

While they wait for the next appeals process to be resolved, major soda drinkers might consider switching to diet soda. As Allison Aubrey reported, two recent studies show that swapping Coke for Diet Coke may make a difference for people trying to manage their weight.


Appeals Court Agrees: NYC Soda Ban Is Unconstitutional

The NY Supreme Court Appellate Division ruled today that Mayor Bloomberg's ban on sugary drinks over 16 ounces at restaurants and movie theaters was unconstitutional. Reuters described it as an "illegal overreach of executive power." This decision upholds NYC Supreme Court Justice Milton Tingling's halting of the soda ban back in March. But don't worry—Bloomberg is going to continue fighting the fight!

Bloomberg said in a statement, "Since New York City’s ground-breaking limit on the portion size of sugary beverages was prevented from going into effect on March 12th, more than 2,000 New Yorkers have died from the effects of diabetes. Also during that time, the American Medical Association determined that obesity is a disease and the New England Journal of Medicine released a study showing the deadly, and irreversible, health impacts of obesity and Type 2 diabetes - both of which are disproportionately linked to sugary drink consumption. Today’s decision is a temporary setback, and we plan to appeal this decision as we continue the fight against the obesity epidemic."

NYC Corporation Counsel Michael A. Cardozo also said, "We firmly disagree with the court’s reasoning and will seek to appeal to the Court of Appeals as quickly as possible. There is broad precedent for the Board of Health to adopt significant measures to protect New Yorkers’ public health."

The next stop is NY State's Court of Appeals and maybe even the Supreme Court! Maybe ruminations on the refreshing nature of Coca-Cola will break Justice Thomas's vow of silence.


New York City can enforce rule on salt warnings in restaurants: court

NEW YORK (Reuters) - New York City can enforce a rule requiring chain restaurants to post warnings on menu items high in sodium, a New York appeals court ruled on Thursday.

In February, a New York state judge upheld the rule, knocking down a challenge by the National Restaurant Association. But the Appellate Division, First Department, temporarily stopped New York City from enforcing it. The court lifted has now lifted that interim order.

The rule, believed to be the first of its kind in the United States, requires city restaurants with 15 or more locations nationwide to post a salt shaker encased in a black triangle as a warning next to menu items with more than 2,300 milligrams of sodium, the daily limit recommended by the federal government.

Violators will be subject to $200 fines. A spokesman said the city would begin enforcement on June 6.

New York City Mayor Bill de Blasio said he was pleased with the court’s ruling on what he called a “common sense” regulation.

“New Yorkers deserve to know a whole day’s worth of sodium could be in one menu item, and too much sodium could lead to detrimental health problems,” de Blasio said in a statement.

Christin Fernandez, a spokeswoman for the National Restaurant Association, said that, while the decision means restaurants will have to comply with what she called an “unlawful and unprecedented” rule, the trade group continued to move forward with its appeal.

The group has argued the rule is arbitrary and causes confusion for consumers. In February, Justice Eileen Rakower of state Supreme Court in Manhattan found the city’s Board of Health within its rights to adopt the rule, which took effect in December, to help lower blood pressure and reduce the risk of heart attacks and strokes.

The sodium warning follows public health crusades by the city under former Mayor Michael Bloomberg. In 2003, the city banned smoking in bars and restaurants that had not been covered by previous no-smoking laws. Three years later, the city voted to ban transfats in restaurants and amended the health code to require chains to post calorie counts.

In 2012, Bloomberg also proposed a ban on selling sugary drinks larger than 16 ounces (0.5 liters), but it was eventually struck down by the state’s highest court.

Unlike the failed soda ban, Rakower noted, the salt rule did not restrict the use of sodium.


Ver el vídeo: The slippery slope of a soda pop ban