Nuevas recetas

La AHA ya no recomienda la aspirina diaria para la salud del corazón

La AHA ya no recomienda la aspirina diaria para la salud del corazón


Las últimas pautas de prevención de enfermedades cardiovasculares de la AHA desaconsejan tomar aspirina en dosis bajas para prevenir ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares.

Una aspirina al día evita los ataques cardíacos, ¿o no? Según la última Guía sobre la prevención primaria de enfermedades cardiovasculares, la AHA y el Colegio Americano de Cardiología ya no recomiendan tomar una aspirina de dosis baja diaria para la salud del corazón. Después de décadas de recomendar la aspirina en dosis bajas como una medida preventiva eficaz para los ataques cardíacos y los accidentes cerebrovasculares, las nuevas pautas de 2019 ahora dicen que la aspirina se debe usar con poca frecuencia debido a la "falta de beneficio neto".

Este cambio drástico en las pautas de la AHA se produce después de un estudio reciente a gran escala sobre el tema, el estudio Aspirin in Reducing Events in the Elderly (ASPREE), que descubrió que la aspirina no solo era ineficaz para prevenir problemas cardíacos, sino que en realidad conducía a una mayor probabilidad de hemorragia que el placebo. Tras una revisión adicional de este estudio, los investigadores encontraron que los participantes por lo demás sanos que tomaban la aspirina de dosis baja diaria también estaban relacionados con una tasa de mortalidad más alta en general.

Manténgase al día sobre lo que significa saludable ahora.

Suscríbase a nuestro boletín diario para obtener más artículos excelentes y recetas deliciosas y saludables.

"Los médicos deben ser muy selectivos al recetar aspirina a personas sin enfermedad cardiovascular conocida", dijo en un comunicado el cardiólogo de John Hopkins, el Dr. Roger Blumenthal, quien copresidió las nuevas pautas. "Es mucho más importante optimizar los hábitos de estilo de vida y controlar la presión arterial y el colesterol en lugar de recomendar la aspirina".

¿Busca más consejos para la salud del corazón?

Blumenthal continuó diciendo más del 80 por ciento de todos los eventos cardiovasculares se pueden prevenir—Pero nos estamos quedando cortos a la hora de implementar las estrategias adecuadas y las opciones de estilo de vida para hacerlo. Esto es preocupante ya que La enfermedad cardíaca es la principal causa de muerte en los EE. UU., con accidente cerebrovascular y diabetes no muy atrás. Estas estrategias preventivas de estilo de vida se enumeran en las nuevas pautas preventivas:

  • Todos los adultos deben consumir una dieta saludable que enfatice la ingesta de verduras, frutas, nueces, cereales integrales, proteína vegetal o animal magra y pescado y minimice la ingesta de grasas trans, carnes rojas y carnes procesadas, carbohidratos refinados y azucarados. bebidas. Para los adultos con sobrepeso / obesidad, se recomienda el asesoramiento y la restricción calórica para lograr y mantener la pérdida de peso.
  • Los adultos deben realizar al menos 150 minutos por semana de actividad física acumulada de intensidad moderada, o 75 minutos por semana de actividad física de intensidad vigorosa.
  • Todos los adultos deben ser evaluados en cada visita de atención médica para detectar el uso de tabaco, y se debe ayudar y recomendar encarecidamente a quienes consumen tabaco que dejen de fumar.

La línea de fondo: Consumir una dieta de alimentos integrales más vegetal y hacer ejercicio diario son beneficiosos no solo para nuestro corazón, sino también para nuestro bienestar general. Sin embargo, si tiene riesgo de sufrir problemas cardiovasculares, es importante que consulte a su médico antes de realizar cambios drásticos en su estilo de vida.


La aspirina diaria en dosis baja ya no se recomienda como preventivo de ataques cardíacos para adultos mayores

Si usted es un adulto mayor sano que busca formas de reducir su riesgo de ataque cardíaco y accidente cerebrovascular, no recurra a ese viejo recurso de espera: aspirina en dosis baja diaria. Ya no se recomienda como preventivo para los adultos mayores que no tienen un alto riesgo o una enfermedad cardíaca existente, según las pautas anunciadas el domingo por el American College of Cardiology y la American Heart Association.

"En su mayor parte, ahora somos mucho mejores en el tratamiento de factores de riesgo como la hipertensión, la diabetes y especialmente el colesterol alto", dijo el cardiólogo de Carolina del Norte, el Dr. Kevin Campbell, que no participó en las nuevas pautas. "Esto hace la mayor diferencia, probablemente anulando cualquier beneficio de la aspirina percibido previamente en la prevención primaria".

Los médicos pueden considerar la aspirina para ciertos pacientes mayores de alto riesgo, como aquellos que tienen problemas para reducir su colesterol o controlar su azúcar en sangre, siempre que no haya un mayor riesgo de hemorragia interna, dicen las pautas. Las pautas europeas recomiendan contra el uso de terapias anticoagulantes como la aspirina a cualquier edad.

"Los médicos deben ser muy selectivos al recetar aspirina a personas sin enfermedad cardiovascular conocida", dijo en un comunicado el cardiólogo de John Hopkins, el Dr. Roger Blumenthal, quien copresidió las nuevas pautas. "Es mucho más importante optimizar los hábitos de estilo de vida y controlar la presión arterial y el colesterol en lugar de recomendar la aspirina".

El uso de aspirina en grupos de edad más jóvenes "es ahora una recomendación de clase 2b", dijo Campbell, "lo que significa que no es necesariamente el mejor curso de acción, hay mucho debate entre los expertos y los datos no son definitivos".

Sin embargo, personalmente, dice Campbell, "abogaría por un estilo de vida saludable, dejar de fumar y modificar los factores de riesgo antes incluso de considerar la terapia con aspirina en un paciente sin enfermedad cardiovascular conocida".

Sin embargo, para cualquier persona que haya tenido un derrame cerebral, un ataque cardíaco, una cirugía a corazón abierto o un stent insertado para abrir arterias obstruidas, la aspirina puede salvarle la vida.

"En última instancia, debemos individualizar el tratamiento para cada paciente, en función de su situación individual", dijo Campbell.

Nueva investigación sobre la aspirina

Tres estudios recientes encontraron que tomar una aspirina diaria en dosis bajas es, en el mejor de los casos, una pérdida de dinero para los adultos mayores sanos. En el peor de los casos, puede aumentar el riesgo de hemorragia interna y muerte prematura.

"La aspirina debe limitarse a las personas con mayor riesgo de enfermedad cardiovascular y un riesgo muy bajo de hemorragia", dijo Blumenthal.

Los pacientes deben trabajar en estrecha colaboración con sus médicos para establecer su riesgo de hemorragia. Ese riesgo aumenta a medida que uno envejece o desarrolla enfermedad renal, enfermedad cardíaca, diabetes y presión arterial alta. Un historial de úlceras o sangrado, especialmente en el tracto gastrointestinal, o anemia también es un factor de riesgo. Ciertos medicamentos, como los antiinflamatorios no esteroides, los esteroides, los anticoagulantes orales directos y la warfarina, un anticoagulante, también pueden aumentar la posibilidad de hemorragia.

Las pautas enfatizan que las estatinas, junto con cambios en el estilo de vida, como una dieta saludable para el corazón, ejercicio regular, pérdida de peso y evitar fumar o vapear tabaco, deben usarse para prevenir enfermedades cardíacas en cualquier persona con niveles de LDL de más de 190 miligramos por día. decilitro. LDL significa lipoproteína de baja densidad y es el colesterol "malo" que obstruye las arterias y conduce a enfermedades cardíacas.

Cambiar las recomendaciones para la diabetes tipo 2

La diabetes tipo 2 es un factor de riesgo principal para las enfermedades cardiovasculares, y las pautas de 2019 enfatizan un plan de dieta, ejercicio y control de peso como la primera línea de delito. Esfuércese por al menos 150 minutos a la semana de ejercicio de intensidad moderada, como caminar a paso ligero y nadar, dicen las pautas. Luego, agregue otros 75 minutos de ejercicio de alta intensidad, como correr y entrenar en circuito.

La medicación de primera línea debe incluir metformina, dicen las pautas. Si se necesitan medicamentos adicionales, dos nuevas clases de medicamentos se muestran prometedores para reducir los eventos cardiovasculares en las personas con diabetes tipo 2: los inhibidores de SGLT-2, que trabajan para aumentar la eliminación de glucosa y sodio a través de los riñones y los agonistas de GLP-1R, que aumentan la insulina. y producción de glucosa en el hígado.

Una nueva investigación sobre estas dos clases de medicamentos para la diabetes muestra que también pueden reducir el riesgo de ataque cardíaco, accidente cerebrovascular y muertes relacionadas, dicen las pautas.


Cómo seguir los nuevos consejos sobre la aspirina diaria

por Hallie Levine, AARP, 26 de marzo de 2019 | Comentarios: 0

CHARLES GATEWOOD / GETTY IMAGES

In English | Más de la mitad de todos los adultos entre las edades de 45 y 75 informan que toman una aspirina todos los días, según un estudio de 2015 publicado en el Revista estadounidense de medicina preventiva. Y durante años, los médicos han recomendado una aspirina al día para los adultos mayores sanos para ayudar a mantener a raya los ataques cardíacos. Sin embargo, durante el año pasado, la forma de pensar ha cambiado drásticamente, dice Leslie Cho, M.D., jefa de sección de cardiología preventiva y rehabilitación cardíaca en la Clínica Cleveland.

“Los ensayos que establecieron la aspirina para la prevención primaria se realizaron mucho antes de que tuviéramos medicamentos de alta potencia para ayudar a reducir el colesterol, como las estatinas”, explica. "Ahora, una investigación más reciente muestra que los riesgos para la mayoría de las personas probablemente superen los beneficios". Un estudio financiado por los Institutos Nacionales de Salud de más de 19,000 personas mayores de 70 años, publicado el año pasado en El diario Nueva Inglaterra de medicina, descubrió que una aspirina diaria no reducía el riesgo de ataque cardíaco, demencia o accidente cerebrovascular, pero sí aumentaba las tasas de hemorragia gastrointestinal en un alarmante 38 por ciento. Y a principios de este mes, el Colegio Estadounidense de Cardiología publicó nuevas pautas recomendando no administrar aspirina de manera rutinaria a los adultos mayores que no tienen antecedentes de enfermedad cardíaca.

Pero todavía hay algunas personas que necesitan tomar una aspirina todos los días. "Los pacientes han estado llamando sin parar durante la última semana, confundidos sobre si todavía necesitan o no tomar su aspirina", dice Nieca Goldberg, cardióloga de la Universidad de Nueva York y directora del Centro Langone Joan H. Tisch para la Salud de la Mujer de la Universidad de Nueva York. . Esto es lo que necesita saber.

Hacer tome una aspirina diaria si ya ha tenido un ataque cardíaco o un derrame cerebral o si tiene una enfermedad cardíaca existente. "En estas personas hay una clara evidencia de que reduce significativamente el riesgo de un segundo evento cardiovascular", explica Goldberg. Esto se debe a que la aspirina es un medicamento antiplaquetario, lo que significa que evita que las plaquetas se agrupen y formen coágulos de sangre que pueden desencadenar un ataque cardíaco o un derrame cerebral. También necesita aspirina si ya tiene una enfermedad cardíaca. "Es posible que no haya sido hospitalizado para una cirugía cardíaca, por ejemplo, pero si le hicieron una gammagrafía de calcio coronario y hay placa en las arterias, entonces se considera que tiene una enfermedad cardíaca", dice. En estos casos, aún se beneficiará de la aspirina.

No tome una aspirina diaria si tiene más de 70 años y no tiene una enfermedad cardíaca (incluido un ataque cardíaco o un derrame cerebral en el pasado). Las personas de este grupo tienen un riesgo mucho mayor de hemorragia gastrointestinal que las personas más jóvenes, dice Cho, por lo que no es probable que obtengan muchos beneficios. Un estudio de 2017 publicado en La lanceta encontraron que el riesgo de hemorragia digestiva potencialmente mortal era mayor en los mayores de 75 años.

También es importante: No deje de tomar una aspirina diaria de golpe. Puede crear un efecto de rebote que puede desencadenar un ataque cardíaco, especialmente si ya ha sufrido uno antes. Un estudio sueco de 2017, publicado en la revista Circulación, encontró que suspender abruptamente una aspirina diaria aumentaba el riesgo de un ataque cardíaco o un derrame cerebral en un 37 por ciento.

Para obtener consejos de expertos que le ayudarán a sentirse mejor, obtenga el boletín de salud mensual de AARP.


Hacer
considere una aspirina diaria si tiene entre 40 y 70 años y tiene claros factores de riesgo de enfermedad cardíaca. Esto incluye a cualquier persona que tenga dificultades para controlar la presión arterial o el colesterol, incluso con medicamentos, o que tenga una diabetes mal controlada, dice Cho. También puede considerar tomar aspirina con regularidad si tiene antecedentes familiares muy sólidos, es decir, tener un padre, abuelo o hermano a quien se le diagnosticó una enfermedad cardíaca antes de los 55 años, o una madre, abuela o hermana a la que se le diagnosticó antes de los 65 años. “No corre un mayor riesgo si su madre tuvo una enfermedad cardíaca a los 80 años, eso se debe solo a la vejez”, señala Cho.

No considere una aspirina diaria si tiene antecedentes de hemorragia gastrointestinal o antecedentes de úlceras, incluso si tiene algunos de los factores de riesgo mencionados anteriormente. Usted y su médico deben buscar otras formas de reducir el riesgo de enfermedad cardíaca, dice Cho, como perder peso, una dieta saludable y mantener bajo control otras afecciones, como la presión arterial alta o la diabetes.

Si ya está tomando aspirina (o está considerando comenzar a tomarla), hay pasos que puede tomar para reducir el riesgo de hemorragia gastrointestinal, agrega Cho. Estos incluyen tomar una aspirina recubierta, que es menos probable que cause irritación del estómago y, por lo tanto, desencadene una hemorragia, y siempre tomar el medicamento con una comida o un refrigerio abundante. Para limitar aún más el riesgo, su médico generalmente recomendará tomar la dosis más baja posible, que generalmente es de 81 mg. También debe limitar el uso de ibuprofeno y otros antiinflamatorios no esteroideos (AINE), ya que pueden aumentar el sangrado estomacal. (Si debe tomar uno, consulte primero con su médico; la mayoría recomienda esperar al menos dos horas después de haber tomado una aspirina). Es una buena idea evitar los suplementos que aumentan el riesgo de hemorragia, como los ácidos grasos omega-3 ( aceite de pescado) y aceite de onagra.

Si nota síntomas de una hemorragia gastrointestinal, es decir, deposiciones negras, alquitranadas o sangre en las heces, consulte a su médico de inmediato. Si toma aspirina a diario, dice Cho, su médico debe realizarle pruebas de laboratorio periódicas para verificar si hay sangrado, incluidas las pruebas de anemia.


Directriz de 2019 ACC / AHA sobre la prevención primaria de enfermedades cardiovasculares

Las siguientes son perspectivas clave de la Guía de 2019 del American College of Cardiology / American Heart Association (ACC / AHA) sobre la prevención primaria de enfermedades cardiovasculares (ECV):

Alcance de la pauta

  1. La guía es una compilación de los estudios y guías más importantes para los resultados de la ECV aterosclerótica (ASCVD) relacionados con nueve áreas temáticas. El enfoque es la prevención primaria en adultos para reducir el riesgo de ASCVD (síndromes coronarios agudos, infarto de miocardio, angina estable o inestable, revascularización arterial, accidente cerebrovascular / accidente isquémico transitorio, enfermedad arterial periférica), así como insuficiencia cardíaca y fibrilación auricular. La guía enfatiza las decisiones compartidas entre el médico y el paciente con un enfoque de equipo multidisciplinario para la implementación de estrategias preventivas recomendadas con sensibilidades a los determinantes sociales de la salud que pueden incluir barreras específicas para la atención, conocimientos de salud limitados, dificultades financieras, influencias culturales, nivel de educación. y otros factores de riesgo socioeconómico relacionados con los objetivos de salud a corto y largo plazo.

Evaluación del riesgo de ASCVD

  1. La evaluación del riesgo de ASCVD es la base de la prevención primaria. Para las personas de 20 a 39 años, es razonable medir los factores de riesgo tradicionales cada 4 a 6 años para identificar los factores principales (p. Ej., Tabaco, dislipidemia, antecedentes familiares de ASCVD prematura, enfermedades inflamatorias crónicas, hipertensión o diabetes mellitus tipo 2 [ T2DM]) que proporcionan la justificación para optimizar el estilo de vida y hacer un seguimiento de la progresión de los factores de riesgo y la necesidad de tratamiento. Para los adultos de 20 a 39 años y los de 40 a 59 años que aún no tienen un riesgo elevado (≥7,5%) a 10 años, se puede considerar la estimación de un riesgo de por vida o de 30 años para ASCVD (ASCVD Risk Estimator Plus). Para las personas de 20 a 59 años que no tienen un alto riesgo a corto plazo, el riesgo de 30 años y de por vida serían razones para una estrategia de comunicación para reforzar la adherencia a las recomendaciones de estilo de vida y para alguna terapia con medicamentos (p. Ej., Hipercolesterolemia familiar, hipertensión, prediabetes, antecedentes familiares de ASCVD prematura con dislipidemia o lipoproteína elevada [a] Lp [a]).

Estimación del riesgo de ASCVD

    Se encuentran disponibles estimadores de riesgo electrónicos y gráficos en papel que utilizan resultados de ensayos clínicos y basados ​​en la población con el objetivo de hacer coincidir la necesidad y la intensidad de las terapias preventivas con el riesgo absoluto (generalmente 10 años) para los eventos de ASCVD. La guía sugiere la Ecuación de Cohorte Combinada (PCE) específica de raza y sexo (ASCVD Risk Estimator Plus) para estimar el riesgo de ASCVD a 10 años para adultos asintomáticos de 40 a 79 años. Los adultos deben clasificarse en riesgo bajo (& lt5%), limítrofe (5 a & lt7.5%), intermedio (≥7.5 a & lt20%) o alto (≥20%) a 10 años. Los PCE se validan mejor entre los blancos no hispanos y los negros no hispanos que viven en los Estados Unidos. En otras razas / grupos étnicos y en algunas poblaciones fuera de los EE. UU., El PCE puede sobrestimar o subestimar el riesgo (por ejemplo, infección por VIH, enfermedad inflamatoria o autoinmune crónica y niveles socioeconómicos bajos). Se debe considerar el uso de otras herramientas de predicción de riesgos si se validan en una población con características similares. Los ejemplos incluyen la puntuación de riesgo de ECV general de Framingham, la puntuación de riesgo de Reynolds, SCORE y las herramientas QRISK / JBS3. Entre los adultos de riesgo intermedio y límite, se pueden considerar factores clínicos individuales adicionales que "aumentan el riesgo" que pueden usarse para revisar la estimación del riesgo de ASCVD a 10 años. Para iniciar o intensificar la terapia con estatinas, incluya: antecedentes familiares de ASCVD prematura (hombres y lt55 años, mujeres y lt65 años) colesterol de lipoproteínas de baja densidad (LDL-C) ≥160 mg / dl o colesterol de lipoproteínas de no alta densidad (no HDL -C) ≥190 mg / dl enfermedad renal crónica (tasa de filtración glomerular estimada [eGFR] & lt60 ml / min / 1,73 m 2) síndrome metabólico preeclampsia y menopausia prematura (& lt40 años) enfermedades inflamatorias que incluyen artritis reumatoide, lupus, psoriasis, Biomarcadores de ascendencia de VIH del sur de Asia que incluyen triglicéridos en ayunas ≥175 mg / dl, Lp (a) ≥50 mg / dl, proteína C reactiva de alta sensibilidad ≥2 mg / L, apolipoproteína B & gt130 mg / dl e índice tobillo-brazo ( ABI) & lt0.9. Después de considerar estos factores que aumentan el riesgo clínicamente disponibles, si todavía hay incertidumbre acerca de la confiabilidad de la estimación del riesgo para las personas en las categorías de riesgo intermedio o límite, realizar más pruebas para documentar la aterosclerosis coronaria subclínica con la puntuación de calcio en las arterias coronarias derivada de la tomografía computarizada ( CAC) es razonable para reclasificar con mayor precisión la estimación de riesgo al alza o a la baja.

  1. Los patrones dietéticos asociados con la mortalidad por ECV incluyen: azúcar, edulcorantes bajos en calorías, dietas altas en carbohidratos, dietas bajas en carbohidratos, granos refinados, grasas trans, grasas saturadas, sodio, carnes rojas y carnes rojas procesadas (como tocino, salami, jamón, salchichas y salchichas). Todos los adultos deben consumir una dieta saludable a base de plantas o mediterránea rica en verduras, frutas, nueces, cereales integrales, proteína vegetal o animal magra (preferiblemente pescado) y fibra vegetal, que se ha demostrado que reduce el riesgo de todas: causar mortalidad en comparación con la dieta de control o estándar. Los patrones dietéticos de larga data que se centran en una ingesta baja de carbohidratos y una ingesta alta de grasas y proteínas animales, así como dietas altas en carbohidratos, se asocian con un aumento de la mortalidad cardíaca y no cardíaca. La mayor disponibilidad de alimentos asequibles, sabrosos y ricos en calorías, junto con la disminución de las demandas físicas de muchos trabajos, han alimentado la epidemia de obesidad y los consiguientes aumentos de la hipertensión y la diabetes tipo 2.
  1. Los adultos diagnosticados como obesos (índice de masa corporal [IMC] ≥30 kg / m 2) o con sobrepeso (IMC 25-29,9 kg / m 2) tienen un mayor riesgo de ASCVD, insuficiencia cardíaca y fibrilación auricular en comparación con los de un peso normal . Se recomienda a los adultos obesos y con sobrepeso que participen en programas integrales de estilo de vida durante 6 meses que ayuden a los participantes a adherirse a una dieta baja en calorías (disminución de 500 kcal u 800-1500 kcal / día) y altos niveles de actividad física (200-300 minutos). /semana). La pérdida de peso clínicamente significativa (≥5% del peso inicial) se asocia con una mejoría en la presión arterial (PA), LDL-C, triglicéridos y niveles de glucosa entre personas obesas o con sobrepeso, y retrasa el desarrollo de DM2. Además de la dieta y el ejercicio, las terapias farmacológicas aprobadas por la FDA y la cirugía bariátrica pueden tener un papel en la pérdida de peso en pacientes seleccionados.

Actividad física

  1. A pesar del énfasis de la salud pública para el ejercicio regular basado en extensos datos de observación de que la actividad física aeróbica reduce la ASCVD, aproximadamente el 50% de los adultos en los Estados Unidos no cumplen con las recomendaciones mínimas. Existe una fuerte relación inversa dosis-respuesta entre la cantidad de actividad física moderada a vigorosa y los eventos ASCVD incidentes y la mortalidad. Los adultos deben realizar al menos 150 minutos a la semana de actividad física de intensidad moderada o 75 minutos a la semana de actividad física de intensidad vigorosa, incluido el ejercicio de resistencia.

    La DM2, definida como hemoglobina A1c (HbA1c) & gt6,5%, es un trastorno metabólico caracterizado por resistencia a la insulina que conduce a hiperglucemia. El desarrollo y la progresión están fuertemente influenciados por el patrón dietético, la actividad física y el peso corporal. Todas las personas con DM2 deben recibir asesoramiento dietético para una dieta saludable para el corazón que en la DM2 reduzca los eventos de ECV y la mortalidad por ECV. Entre las opciones se encuentran las dietas mediterránea, DASH y vegetariana / vegana que consiguen adelgazar y mejoran el control glucémico. Al menos 150 minutos a la semana de actividad física moderada a vigorosa (aeróbica y de resistencia) en T2DM reduce la HbA1c aproximadamente un 0,7% con una disminución adicional similar por la pérdida de peso. Otros factores de riesgo deben identificarse y tratarse de manera agresiva. Para las personas más jóvenes, o aquellas con una HbA1c levemente elevada en el momento del diagnóstico de DM2, los médicos pueden considerar una prueba de terapias de estilo de vida durante 3-6 meses antes de la terapia con medicamentos.

  1. La prevención primaria de ASCVD requiere evaluar los factores de riesgo desde la niñez. Para los menores de 19 años con hipercolesterolemia familiar, está indicada una estatina. Para los adultos jóvenes (de 20 a 39 años), se debe dar prioridad a estimar el riesgo de por vida y promover un estilo de vida saludable. Se deben considerar las estatinas en aquellos con antecedentes familiares de ASCVD prematura y LDL-C ≥160 mg / dl. Todos los pacientes deben tener en cuenta los factores que aumentan el riesgo de ASCVD (consulte la sección de estimación del riesgo).

Recomendaciones de tratamiento con estatinas

  1. Las siguientes son recomendaciones de pautas para el tratamiento con estatinas:
    • Los pacientes de 20 a 75 años y LDL-C ≥ 190 mg / dl, usan estatinas de alta intensidad sin evaluación de riesgo.
    • DM2 y la edad de 40 a 75 años, use estatinas de intensidad moderada y estimación de riesgo para considerar las estatinas de alta intensidad. Los factores que aumentan el riesgo en los diabéticos incluyen ≥10 años para DM2 y 20 años para DM tipo 1, ≥30 mcg de albúmina / mg de creatinina, TFGe & lt60 ml / min / 1,73 m 2, retinopatía, neuropatía, ITB & lt0,9. En aquellos con múltiples factores de riesgo de ASCVD, considere las estatinas de alta intensidad con el objetivo de reducir el LDL-C en un 50% o más.
    • Edad & gt75 años, evaluación clínica y discusión de riesgos.
    • Edad 40-75 años y LDL-C ≥70 mg / dl y & lt190 mg / dl sin diabetes, utilice el estimador de riesgo que mejor se adapte al paciente y los factores que aumentan el riesgo para decidir la intensidad de la estatina.
      • Riesgo del 5% al ​​& lt7,5% (riesgo límite). Discusión del riesgo: si existen factores que aumentan el riesgo, analice las estatinas de intensidad moderada y considere los CAC coronarios en casos seleccionados.
      • Riesgo ≥7,5-20% (riesgo intermedio). Discusión de riesgo: use estatinas de intensidad moderada y aumente a alta intensidad con potenciadores de riesgo. Opción de CAC para estratificar el riesgo si existe incertidumbre sobre el riesgo. Si CAC = 0, puede evitar las estatinas y repetir CAC en el futuro (5-10 años), con la excepción de afecciones de alto riesgo como diabetes, antecedentes familiares de cardiopatía coronaria prematura y tabaquismo. Si CAC 1-100, es razonable iniciar estatinas de intensidad moderada para personas ≥55 años. Si CAC & gt100 o percentil 75 o superior, use estatinas a cualquier edad.
      • Riesgo ≥20% (alto riesgo). Discusión de riesgo para iniciar estatinas de alta intensidad para reducir el LDL-C en ≥50%.
    Tanto la terapia con estatinas de intensidad moderada como alta reducen el riesgo de ASCVD, pero una mayor reducción del LDL-C se asocia con una mayor reducción de los resultados de ASCVD. La respuesta a la dosis y la tolerancia deben evaluarse en aproximadamente 6-8 semanas. Si la reducción de LDL-C es adecuada (reducción ≥30% con estatinas de intensidad intermedia y 50% con estatinas de alta intensidad), es necesaria la monitorización a intervalos regulares de los factores de riesgo y el cumplimiento de la terapia con estatinas para determinar la adherencia y la adecuación del efecto (aproximadamente 1 año) . Para los pacientes mayores de 75 años, se necesita una evaluación del estado de riesgo y una discusión de riesgo entre el médico y el paciente para decidir si continuar o iniciar el tratamiento con estatinas. Los CAC pueden ayudar a refinar las estimaciones de riesgo de ASCVD entre mujeres de menor riesgo (& lt7.5%) y adultos más jóvenes (& lt45 años), particularmente en el contexto de potenciadores de riesgo.

Hipertensión

    En los Estados Unidos, la hipertensión es responsable de más muertes por ASCVD que cualquier otro factor de riesgo modificable. La prevalencia de la hipertensión en estadio I definida como PA sistólica (PAS) ≥ 130 o PA diastólica (PAD) ≥ 80 mm Hg entre los adultos estadounidenses es del 46%, más alta en los negros, asiáticos e hispanoamericanos, y aumenta drásticamente con la edad. Un metaanálisis de 61 estudios prospectivos observó una asociación log-lineal entre los niveles de PAS & lt115 a & gt180 mm Hg y los niveles de PAD & lt75 a 105 mm Hg y el riesgo de ASCVD. En ese análisis, 20 mm Hg más de PAS y 10 mm Hg más de PAD se asociaron con una duplicación del riesgo de muerte por accidente cerebrovascular, enfermedad cardíaca u otra enfermedad vascular. Un mayor riesgo de ASCVD se asocia con una PAS más alta y se ha informado de PAS en un amplio espectro de edades, desde los 30 hasta los 80 años.

    El consumo de tabaco es la principal causa prevenible de enfermedad, discapacidad y muerte en los Estados Unidos. El fumar y el tabaco sin humo (p. Ej., Mascar tabaco) aumentan el riesgo de mortalidad por todas las causas y causal de ASCVD. El humo de segunda mano es una causa de ASCVD y accidente cerebrovascular, y casi un tercio de las muertes por cardiopatía coronaria son atribuibles al tabaquismo y la exposición al humo de segunda mano. Incluso los niveles bajos de tabaquismo aumentan los riesgos de infarto agudo de miocardio, por lo que reducir el número de cigarrillos al día no elimina totalmente el riesgo. Los sistemas electrónicos de administración de nicotina (ENDS), conocidos como cigarrillos electrónicos y vapeo, son una nueva clase de productos de tabaco que emiten aerosoles que contienen partículas finas y ultrafinas, nicotina y gases tóxicos que pueden aumentar el riesgo de enfermedades cardiovasculares y pulmonares. Se han informado arritmias e hipertensión con el uso de cigarrillos electrónicos. El uso crónico está asociado con un aumento persistente del estrés oxidativo y la estimulación simpática en los jóvenes sanos.

  1. Durante décadas, la aspirina en dosis bajas (75-100 mg con 81 mg / día en los EE. UU.) Se ha administrado ampliamente para la prevención de ASCVD. Al inhibir irreversiblemente la función plaquetaria, la aspirina reduce el riesgo de aterotrombosis pero el riesgo de hemorragia, particularmente en el tracto gastrointestinal (GI). La aspirina está bien establecida para la prevención secundaria de ASCVD y se recomienda ampliamente para esta indicación, pero estudios recientes han demostrado que en la era moderna, la aspirina no debe usarse en la prevención primaria de rutina de ASCVD debido a la falta de beneficio neto. Lo más importante es evitar la aspirina en personas con mayor riesgo de hemorragia, incluidos antecedentes de hemorragia gastrointestinal o úlcera péptica, hemorragia en otros sitios, edad & gt70 años, trombocitopenia, coagulopatía, enfermedad renal crónica y uso concomitante de antiinflamatorios no esteroides. , esteroides y anticoagulantes. Las siguientes son recomendaciones basadas en metanálisis y tres ensayos recientes:
    • Se podría considerar la aspirina en dosis bajas para la prevención primaria de ASCVD en adultos seleccionados con mayor ASCVD de 40 a 70 años que no tienen un mayor riesgo de hemorragia.
    • La aspirina en dosis bajas no debe administrarse de forma rutinaria para la prevención primaria de ASCVD entre adultos & gt70 años.
    • No se debe administrar aspirina en dosis bajas para la prevención primaria en adultos de cualquier edad que tengan un mayor riesgo de hemorragia.

Palabras clave: Sesión científica anual del ACC, ACC19, Aspirina, Aterosclerosis Fibrilación auricular, Cirugía bariátrica, Presión sanguínea, Colesterol, LDL, Enfermedad coronaria, Diabetes mellitus, tipo 2, Dieta, Dislipidemias Ejercicio, Insuficiencia cardiaca, VIH, Inhibidores de hidroximetilglutaril-CoA reductasa, Hipercolesterolemia Hiperglucemia Hipertensión, Inflamación, Insuficiencia renal crónica, Lípidos Lipoproteínas Síndrome metabólico X, Metformina, Infarto de miocardio, Obesidad, Placa, aterosclerótica, Preeclampsia, Prevención primaria, Factores de riesgo, De fumar, Carrera, Tabaco, Triglicéridos Pérdida de peso


La aspirina diaria en dosis baja ya no se recomienda como preventivo de ataques cardíacos para adultos mayores

WASHINGTON & # 8212 Si usted es un adulto mayor sano que busca formas de reducir su riesgo de ataque cardíaco y accidente cerebrovascular, no recurra a ese viejo recurso de espera: aspirina en dosis baja diaria. Ya no se recomienda como preventivo para los adultos mayores que no tienen una enfermedad cardíaca de alto riesgo o existente, según las pautas anunciadas el domingo por el Colegio Estadounidense de Cardiología y la Asociación Estadounidense del Corazón.

"En su mayor parte, ahora somos mucho mejores en el tratamiento de factores de riesgo como la hipertensión, la diabetes y especialmente el colesterol alto", dijo el cardiólogo de Carolina del Norte, Dr. Kevin Campbell, que no participó en las nuevas directrices. & # 8220 Esto marca la mayor diferencia, probablemente anulando cualquier beneficio de la aspirina percibido previamente en la prevención primaria. & # 8221

Los médicos pueden considerar la aspirina para ciertos pacientes mayores de alto riesgo, como aquellos que tienen problemas para reducir el colesterol o controlar el azúcar en la sangre, siempre que no haya un mayor riesgo de hemorragia interna, dicen las pautas. Las pautas europeas recomiendan contra el uso de terapias anticoagulantes como la aspirina a cualquier edad.

& # 8220Los médicos deben ser muy selectivos al recetar aspirina a personas sin enfermedades cardiovasculares conocidas & # 8221, el cardiólogo de John Hopkins, el Dr. Roger Blumenthal, quien copresidió las nuevas pautas, dijo en un comunicado. & # 8220Es & # 8217 mucho más importante optimizar los hábitos de estilo de vida y controlar la presión arterial y el colesterol que recomendar aspirina. & # 8221

Usar aspirina en grupos de edad más jóvenes & # 8220 es ahora una recomendación de clase 2b & # 8221 Campbell, & # 8220, lo que significa que no es necesariamente el mejor curso de acción, hay mucho debate entre los expertos y los datos no son definitivos. & # 8221

Sin embargo, personalmente, dice Campbell, él & # 8220 abogaría por un estilo de vida saludable, dejar de fumar y modificar los factores de riesgo antes incluso de considerar la terapia con aspirina en un paciente sin enfermedad cardiovascular conocida & # 8221.

Sin embargo, para cualquier persona que haya tenido un derrame cerebral, un ataque cardíaco, una cirugía a corazón abierto o un stent insertado para abrir arterias obstruidas, la aspirina puede salvarle la vida.

& # 8220En última instancia, debemos individualizar el tratamiento para cada paciente, en función de su situación individual, & # 8221 Campbell.

Nueva investigación sobre la aspirina

Tres estudios recientes encontraron que tomar una aspirina diaria en dosis bajas es, en el mejor de los casos, una pérdida de dinero para los adultos mayores sanos. En el peor de los casos, puede aumentar el riesgo de hemorragia interna y muerte prematura.

& # 8220 La aspirina debe limitarse a las personas con mayor riesgo de enfermedad cardiovascular y un riesgo muy bajo de hemorragia & # 8221 Blumenthal.

Los pacientes deben trabajar en estrecha colaboración con sus médicos para establecer su riesgo de hemorragia. Ese riesgo aumenta a medida que uno envejece o desarrolla enfermedad renal, enfermedad cardíaca, diabetes y presión arterial alta. Un historial de úlceras o sangrado, especialmente en el tracto gastrointestinal, o anemia también es un factor de riesgo. Ciertos medicamentos, como los antiinflamatorios no esteroides, los esteroides, los anticoagulantes orales directos y la warfarina, un anticoagulante, también pueden aumentar la posibilidad de hemorragia.

The guidelines stress that statins — along with lifestyle changes such as a heart-healthy diet, regular exercise, weight loss and avoiding smoking or vaping tobacco — should be used to prevent heart disease in anyone with LDL levels of more than 190 milligrams per deciliter. LDL stands for low-density lipoprotein and is the “bad” cholesterol that clogs arteries and leads to heart disease.

Changing Type 2 diabetes recommendations

Type 2 diabetes is a primary risk factor for cardiovascular disease, and the 2019 guidelines stress a diet, exercise and weight control plan as the first line of offense. Strive for at least 150 minutes a week of moderate-intensity exercise, such as brisk walking and swimming, the guidelines say. Then tack on another 75 minutes of high-intensity exercise, such as running and circuit training.

First-line medication should include metformin, the guidelines say. If additional medications are needed, two new classes of medications are showing promise in reducing cardiovascular events in those with Type 2 diabetes: SGLT-2 inhibitors, which work to increase glucose and sodium removal via the kidneys and GLP-1R agonists, which increase insulin and glucose production in the liver.

New research on these two classes of diabetes medications shows that they can also cut the risk of heart attack, stroke and related deaths, the guidelines say.


Don't take an aspirin a day to prevent heart attacks and strokes: Doctors reverse recommendation

A daily low-dose aspirin has been touted by many doctors in preventing heart attacks. But a new study suggests that it might do more harm than good. USA TODAY

Taking a low-dose aspirin every day to prevent a heart attack or stroke is no longer recommended for most older adults, according to guidelines released Sunday.

After doctors said for decades that a daily 75 to 100 milligrams of aspirin could prevent cardiovascular problems, the American College of Cardiology and the American Heart Association reversed that idea.

A large clinical trial found a daily low-dose aspirin had no effect on prolonging life in healthy, elderly people and actually suggested the pills could be linked to major hemorrhages.

Sunday's recommendations say low-dose aspirin should not be given to prevent atherosclerotic cardiovascular disease on a routine basis to adults older than 70 or any adult at an increased risk of bleeding.

“Clinicians should be very selective in prescribing aspirin for people without known cardiovascular disease,” cardiologist Roger Blumenthal said in a statement. "It’s much more important to optimize lifestyle habits and control blood pressure and cholesterol as opposed to recommending aspirin."

Only select people with a high risk of cardiovascular disease and low risk of bleeding might continue using the painkiller as a preventive measure, as told by their doctor, Blumenthal said.

The ACC and AHA say regular exercise, maintaining a healthy weight, avoiding tobacco and eating a diet rich in vegetables and low in sugar and trans fats are among the best ways to prevent cardiovascular disease.


Related Links

References:
Effect of Aspirin on Disability-free Survival in the Healthy Elderly. McNeil JJ, Woods RL, Nelson MR, Reid CM, Kirpach B, Wolfe R, Storey E, Shah RC, Lockery JE, Tonkin AM, Newman AB, Williamson JD, Margolis KL, Ernst ME, Abhayaratna WP, Stocks N, Fitzgerald SM, Orchard SG, Trevaks RE, Beilin LJ, Donnan GA, Gibbs P, Johnston CI, Ryan J, Radziszewska B, Grimm R, Murray AM ASPREE Investigator Group. N Engl J Med. 2018 Sep 16. doi: 10.1056/NEJMoa1800722. [Epub ahead of print]. PMID: 30221596.

Effect of Aspirin on Cardiovascular Events and Bleeding in the Healthy Elderly. McNeil JJ, Wolfe R, Woods RL, Tonkin AM, Donnan GA, Nelson MR, Reid CM, Lockery JE, Kirpach B, Storey E, Shah RC, Williamson JD, Margolis KL, Ernst ME, Abhayaratna WP, Stocks N, Fitzgerald SM, Orchard SG, Trevaks RE, Beilin LJ, Johnston CI, Ryan J, Radziszewska B, Jelinek M, Malik M, Eaton CB, Brauer D, Cloud G, Wood EM, Mahady SE, Satterfield S, Grimm R, Murray AM ASPREE Investigator Group. N Engl J Med. 2018 Sep 16. doi: 10.1056/NEJMoa1805819. [Epub ahead of print]. PMID: 30221597.

Effect of Aspirin on All-Cause Mortality in the Healthy Elderly. McNeil JJ, Nelson MR, Woods RL, Lockery JE, Wolfe R, Reid CM, Kirpach B, Shah RC, Ives DG, Storey E, Ryan J, Tonkin AM, Newman AB, Williamson JD, Margolis KL, Ernst ME, Abhayaratna WP, Stocks N, Fitzgerald SM, Orchard SG, Trevaks RE, Beilin LJ, Donnan GA, Gibbs P, Johnston CI, Radziszewska B, Grimm R, Murray AM ASPREE Investigator Group. N Engl J Med. 2018 Sep 16. doi: 10.1056/NEJMoa1803955. [Epub ahead of print]. PMID: 30221595.

Funding: NIH’s National Institute on Aging (NIA) and National Cancer Institute (NCI) National Health and Medical Research Council of Australia Monash University and Victorian Cancer Agency.


SUBSCRIBE NOW Daily News

If you’re a healthy older adult looking for ways to reduce your risk of heart attack and stroke, don’t turn to that age-old standby: daily low-dose aspirin. It’s no longer recommended as a preventative for older adults who don’t have a high risk or existing heart disease, according to guidelines announced Sunday by the American College of Cardiology and the American Heart Association.

“For the most part, we are now much better at treating risk factors such as hypertension, diabetes and especially high cholesterol,” said North Carolina cardiologist Dr. Kevin Campbell, who wasn’t involved in the new guidelines. “This makes the biggest difference, probably negating any previously perceived aspirin benefit in primary prevention.”

Doctors may consider aspirin for certain older high-risk patients, such as those who have trouble lowering their cholesterol or managing their blood sugars, as long as there is no increased risk for internal bleeding, the guidelines say. European guidelines recommend against the use of anti-clotting therapies such as aspirin at any age.

“Clinicians should be very selective in prescribing aspirin for people without known cardiovascular disease,” John Hopkins cardiologist Dr. Roger Blumenthal, who co-chaired the new guidelines, said in a statement. “It’s much more important to optimize lifestyle habits and control blood pressure and cholesterol as opposed to recommending aspirin.”

Using aspirin in younger age groups “is now a class 2b recommendation,” Campbell said, “meaning that it is not necessarily the best course of action there is much debate among experts, and the data is not definitive.”

However, personally, Campbell says, he “would advocate a healthy lifestyle, smoking cessation and risk-factor modification before even considering aspirin therapy in a patient without known cardiovascular disease.”

However, for anyone who has had a stroke, heart attack, open-heart surgery or stents inserted to open clogged arteries, aspirin can be life-saving.

“Ultimately, we must individualize treatment for each patient, based on their individual situation,” Campbell said.

New research on aspirin

Three recent studies found that taking a daily low-dose aspirin is, at best, a waste of money for healthy older adults. At worst, it may raise their risk of internal bleeding and early death.

“Aspirin should be limited to people at the highest risk of cardiovascular disease and a very low risk of bleeding,” Blumenthal said.

Patients should work closely with their doctors to establish their risk for bleeding. That risk rises as one ages or develops kidney disease, heart disease, diabetes and high blood pressure. A history of ulcers or bleeding, especially in the gastrointestinal tract, or anemia is also a risk factor. Certain medications, such as nonsteroidal anti-inflammatory drugs, steroids, direct oral anticoagulants and warfarin, a blood thinner, can also increase the chance of bleeding.

The guidelines stress that statins — along with lifestyle changes such as a heart-healthy diet, regular exercise, weight loss and avoiding smoking or vaping tobacco — should be used to prevent heart disease in anyone with LDL levels of more than 190 milligrams per deciliter. LDL stands for low-density lipoprotein and is the “bad” cholesterol that clogs arteries and leads to heart disease.

Changing Type 2 diabetes recommendations

Type 2 diabetes is a primary risk factor for cardiovascular disease, and the 2019 guidelines stress a diet, exercise and weight control plan as the first line of offense. Strive for at least 150 minutes a week of moderate-intensity exercise, such as brisk walking and swimming, the guidelines say. Then tack on another 75 minutes of high-intensity exercise, such as running and circuit training.

First-line medication should include metformin, the guidelines say. If additional medications are needed, two new classes of medications are showing promise in reducing cardiovascular events in those with Type 2 diabetes: SGLT-2 inhibitors, which work to increase glucose and sodium removal via the kidneys and GLP-1R agonists, which increase insulin and glucose production in the liver.

New research on these two classes of diabetes medications shows that they can also cut the risk of heart attack, stroke and related deaths, the guidelines say.


Daily Aspirin No Longer Recommended to Help Prevent Heart Attacks for Healthy Adults

Historically, Aspirin was used to help prevent heart attacks or strokes in the elderly population.
And now, studies from the American College of Cardiology and American Heart Association say the benefits may not outweigh the risks for those with no history of heart disease.

“The risk associated, as far as internal bleeding on Aspirin, is actually more significant than any benefit that you would actually have on Aspirin without necessarily having established heart disease,” said Dr. Simone Fearon at Thedacare’s Cardiovascular Institute.

This mostly affects the elderly population with no history of heart attacks or strokes.

“If you’re considered low risk or moderate risk, you may not need to be on it,” she said. “So why take a drug if you don’t need to be on it?”

A healthy lifestyle, managing your blood pressure, and minimizing your exposure to pollution like cigarette smoke are the best solutions for low-risk patients.
But, as always, if you aren’t sure–talk to an expert.

“Make a point to have a conversation with your doctor before making any changes,” said Dr. Fearon.

For a closer look at the new recommendations, check here.

Copyright 2021 Nexstar Media Inc. All rights reserved. This material may not be published, broadcast, rewritten, or redistributed.


Daily low-dose aspirin no longer recommended as heart attack preventative for older adults

If you're a healthy older adult looking for ways to reduce your risk of heart attack and stroke, don't turn to that age-old standby: daily low-dose aspirin. It's no longer recommended as a preventative for older adults who don't have a high risk or existing heart disease, according to guidelines announced Sunday by the American College of Cardiology and the American Heart Association.

"For the most part, we are now much better at treating risk factors such as hypertension, diabetes and especially high cholesterol," said North Carolina cardiologist Dr. Kevin Campbell, who wasn't involved in the new guidelines. "This makes the biggest difference, probably negating any previously perceived aspirin benefit in primary prevention."

Doctors may consider aspirin for certain older high-risk patients, such as those who have trouble lowering their cholesterol or managing their blood sugars, as long as there is no increased risk for internal bleeding, the guidelines say. European guidelines recommend against the use of anti-clotting therapies such as aspirin at any age.

"Clinicians should be very selective in prescribing aspirin for people without known cardiovascular disease," John Hopkins cardiologist Dr. Roger Blumenthal, who co-chaired the new guidelines, said in a statement. "It's much more important to optimize lifestyle habits and control blood pressure and cholesterol as opposed to recommending aspirin."

Using aspirin in younger age groups "is now a class 2b recommendation," Campbell said, "meaning that it is not necessarily the best course of action there is much debate among experts, and the data is not definitive."

However, personally, Campbell says, he "would advocate a healthy lifestyle, smoking cessation and risk-factor modification before even considering aspirin therapy in a patient without known cardiovascular disease."

However, for anyone who has had a stroke, heart attack, open-heart surgery or stents inserted to open clogged arteries, aspirin can be life-saving.

"Ultimately, we must individualize treatment for each patient, based on their individual situation," Campbell said.

New research on aspirin

Three recent studies found that taking a daily low-dose aspirin is, at best, a waste of money for healthy older adults. At worst, it may raise their risk of internal bleeding and early death.

"Aspirin should be limited to people at the highest risk of cardiovascular disease and a very low risk of bleeding," Blumenthal said.

Patients should work closely with their doctors to establish their risk for bleeding. That risk rises as one ages or develops kidney disease, heart disease, diabetes and high blood pressure. A history of ulcers or bleeding, especially in the gastrointestinal tract, or anemia is also a risk factor. Certain medications, such as nonsteroidal anti-inflammatory drugs, steroids, direct oral anticoagulants and warfarin, a blood thinner, can also increase the chance of bleeding.

The guidelines stress that statins -- along with lifestyle changes such as a heart-healthy diet, regular exercise, weight loss and avoiding smoking or vaping tobacco -- should be used to prevent heart disease in anyone with LDL levels of more than 190 milligrams per deciliter. LDL stands for low-density lipoprotein and is the "bad" cholesterol that clogs arteries and leads to heart disease.

Changing Type 2 diabetes recommendations

Type 2 diabetes is a primary risk factor for cardiovascular disease, and the 2019 guidelines stress a diet, exercise and weight control plan as the first line of offense. Strive for at least 150 minutes a week of moderate-intensity exercise, such as brisk walking and swimming, the guidelines say. Then tack on another 75 minutes of high-intensity exercise, such as running and circuit training.

First-line medication should include metformin, the guidelines say. If additional medications are needed, two new classes of medications are showing promise in reducing cardiovascular events in those with Type 2 diabetes: SGLT-2 inhibitors, which work to increase glucose and sodium removal via the kidneys and GLP-1R agonists, which increase insulin and glucose production in the liver.

New research on these two classes of diabetes medications shows that they can also cut the risk of heart attack, stroke and related deaths, the guidelines say.